ROMPECABEZAS Hape

Todos conocemos la satisfacción que se obtiene al reconstruir un objeto, reconocer una imagen o dar un significado general a lo que fue un grupo de fragmentos dispersos. Precisamente este estímulo nos impulsa a resolver misterios y enigmas. ¿Alguna vez has pensado que la palabra rompecabezas indica un misterio y el famoso juego de mesa que consta de muchas piezas a ensamblar? ¿Será una coincidencia? Los rompecabezas son un pasatiempo desafiante para todas las edades, pero tienen beneficios particulares para los preescolares.

En las versiones más simples, con piezas grandes, coloridas y agradables, estimulan la creatividad de los niños. Además, ayudan al desarrollo de funciones cognitivas como la concentración, la memoria a corto plazo, la creatividad y las habilidades de resolución de problemas. Jugar con rompecabezas no requiere el apoyo de un adulto: los niños entienden inmediatamente si están haciendo un buen trabajo o no. Las piezas o no encajan o encajan perfectamente; tan simple como eso.

Por esta razón, trabajar con rompecabezas ofrece tanta satisfacción a nuestros pequeños. Siempre y cuando, por supuesto, sean apropiados para su edad. Echa un vistazo a los rompecabezas Números y animales de granja y Alfabeto y desfile de animales de Hape. Además de ser preciosos y divertidos con sus colores brillantes y personajes lindos, estos rompecabezas de temática animal ofrecen otra ventaja. En la parte posterior, presentan las 26 letras del alfabeto o los números del 0 al 9. Así que, a medida que recrean la imagen en el frente, tus hijos comienzan a familiarizarse con estos conceptos universales y los símbolos estampados en la parte posterior.

Rompecabezas de madera para preescolares: doble cara, doble diversión

Hape ofrece una línea de rompecabezas que se articula en seis niveles de dificultad, cada uno dedicado a un grupo de edad específico. Hemos elegido las mejores formas, diseños y tamaños para atraer la atención de los niños en las diversas etapas del desarrollo. En particular, los rompecabezas de madera con animales son adecuados para los niños a partir de 3 años. Pero los nuestros son algo más que rompecabezas: ofrecen un doble desafío y una doble ventaja educativa. Hay muchas razones por las que se distinguen de otros productos similares:

  • En primer lugar, son de doble cara: en la parte delantera, representan lindos personajes de colores brillantes; en la parte posterior, presentan números o letras. Al acostumbrarse a estos símbolos, los niños querrán saber más sobre su significado. Luego, comenzarán a reconocerlos y así aprenderán el alfabeto y la numeración.
  • La gran base te permite decidir si colocas el juego horizontal o verticalmente. Además, los animales se pueden agrupar o usar por separado de maneras creativas, convirtiéndose en personajes divertidos en juegos de rol.
  • Finalmente, como muchos juguetes Hape, los rompecabezas de doble cara están hechos de madera, un material no tóxico, resistente y agradable.

Bienvenido a la selva con el rompecabezas Hape

¿Qué hacen una jirafa, un elefante, un hipopótamo y una cebra con un león, un tigre, un cocodrilo y un pequeño mono? Simple: ¡están jugando con tus hijos! El rompecabezas Alfabeto y desfile de animales Hape estimula la imaginación de los niños de tres años en adelante con sus formas redondeadas y colores brillantes. Consta de 26 piezas de madera, el Alfabeto y desfile de animales presenta diez animales salvajes en un lado y las 26 letras del alfabeto en el otro. Este sencillo juguete ofrece grandes beneficios para el desarrollo de tu hijo. Además de ayudar al proceso de descodificación de formas, colores e imágenes, también apoya el conocimiento del alfabeto y la capacidad de concentración.

Además, las pequeñas manos de los niños pueden manejar y ensamblar las piezas grandes sin dificultad. Lo suficientemente robustas como para soportar incluso los juegos más dinámicos, no requieren un dominio total de los movimientos de precisión. La misma repetición del proceso de ensamblaje, con su continuo refinamiento, a lo largo del tiempo permite el desarrollo de lo que llamamos habilidades motrices finas. Este proceso genera una satisfacción considerable para nuestros pequeños; estarán muy orgullosos de resolver el rompecabezas por su cuenta. Así que, después de montar todas las piezas del rompecabezas, los niños son libres de experimentar muchas aventuras divertidas con sus nuevos amigos «salvajes». Aprenderán todos sus nombres exóticos y, al cabo de algún tiempo, comenzarán a recitar todo el alfabeto.

Rompecabezas con números y animales de la granja Hape

Un caballo, una vaca y una oveja se encuentran con un conejo y un gallo… ¡y la aventura comienza! A los niños les encanta la granja: con sus amplios espacios al aire libre, las numerosas actividades posibles y un puñado de animales dóciles y amigables, ¿cómo no? Este entorno natural y sus personajes estimulan la imaginación de los más pequeños para inventar muchas historias tranquilizadoras, animadas y divertidas. Entonces, ¿podemos abstenernos de dedicar un rompecabezas de madera a los personajes más queridos de la granja? ¡Claro que no!

Caballos, ganado y ovejas son los protagonistas de este juego adecuado para niños de tres años en adelante. Las piezas grandes y redondeadas del rompecabezas Números y animales de granja son diez, como los números reproducidos en la parte posterior. -Fabricados en madera no tóxica y ecológica, finamente elaborados y acabados, durarán a través del tiempo. Los animales de granja son tan dinámicos, divertidos y versátiles como los de la selva. Puedes ensamblarlos en una línea o dejarlos separados si deseas moverlos libremente en el espacio. ¿Hora de comer? Son rápidos en alinearse. Pero cada vez que el caballo quiere ir a dar un paseo mientras las ovejas y el conejo se van a dormir, puedes separarlos fácilmente.

Junto con el juego de rol, el rompecabezas tiene otras posibilidades de uso. Por ejemplo, podemos usar formas individuales como siluetas para un boceto. Después de trazar el contorno de los animales, podemos refinar el dibujo, agregar detalles y colores a nuestra versión de los animales de granja. Finalmente, podemos divertirnos aprendiendo los números en la parte posterior y enseñar a los niños a asociar cantidades y dimensiones: ¿cuántos números corresponden al gallito? ¿Cuántos al caballo grande? De esta manera, el juego ayuda a los niños a asimilar los conceptos de tamaño y cantidad de una manera intuitiva y lúdica.