¡El otoño acaba de llegar con sus hermosos colores!

En esta época resulta agradable jugar al aire libre, pero las frecuentes lluvias pueden obligarnos a quedarnos en casa. No se preocupe, mamá, puede llevar un poco del otoño dentro. ¿Cómo? Puede traer a casa algunos elementos naturales para que sus hijos jueguen con ellos.

La idea es invitar a un niño a jugar, brindando oportunidades para explorar algunas habilidades o conceptos, como las estaciones, en este caso, combinando materiales naturales con juguetes que generalmente estimulan la creatividad y el juego de roles.

Los trenes y los ferrocarriles, por ejemplo, son ideales para combinar con el otoño.

Este tiempo de juego es una gran oportunidad para que los niños se alejen de las pantallas y conozcan el mundo y las estaciones cambiantes (con sus características y productos) sin el filtro de un dispositivo digital.

Otoño y trenes: la mejor invitación para jugar

Los trenes y los ferrocarriles de madera pertenecen a la categoría de juguetes atemporales. En efecto, producen una gran fascinación en los niños de todas las generaciones. Juntar las piezas para crear las vías es muy divertido, además de mover los trenes y fingir ser el conductor o el jefe de estación.

Además, jugar con trenes es mucho más que divertirse, porque trae muchos beneficios para sus pequeños. Mejora la coordinación mano-ojo, por ejemplo, mientras se juntan las piezas. Implica la capacidad de encontrar relaciones entre piezas para averiguar cómo hacer una pista circular. Mejora el vocabulario y la narración de cuentos mientras los niños fingen ser un personaje de la obra o describen una acción. También entrena habilidades para toda la vida, como la resolución de problemas y la improvisación cuando aparece un evento inesperado.

Los trenes y los ferrocarriles  pueden volverse más creativos con elementos naturales auxiliares, lo que permite a los niños encontrar nuevas formas de ensamblar vías y construir ciudades entrenando su imaginación.

¡Veamos juntos tres formas de mezclar elementos otoñales y trenes!

Construya hermosos escenarios con hojas secas

Con un tren y una pila de hojas, puede crear una atractiva invitación para jugar en pocos segundos. A pesar de su simplicidad, esta actividad es tan divertida y atractiva. En primer lugar, los niños pueden explorar las hojas, aprender cómo se sienten, huelen y suenan, convirtiendo la actividad en un juego sensorial.

Luego, si coloca los trenes cerca de una pila de hojas, esta última puede convertirse en cualquier paisaje que los niños puedan imaginar. ¿Y qué hay de formar colinas y valles para que admiren los viajeros de un tren de pasajeros? ¡Su pequeño puede fingir ser un pasajero seducido por el mejor paisaje de la historia!

Cargando frutas de temporada

¡Chu! ¡Chu! ¡Un tren de carga está llegando a la ciudad y está lleno de fruta sabrosa!

Un juguete de tren de carga se vuelve más realista si verdaderamente transporta cosas en los contenedores. Castañas, uvas, frutos secos son productos muy demandados en el período de otoño.

¡La gente está esperando su carga y sus hijos tienen que entregarla! Una vez que se define el juego de simulación, sus hijos deben poner la fruta en los contenedores del tren para comenzar la entrega.

Este tiempo de juego les da mucha diversión, pero también es una ocasión para reflexionar sobre el concepto de estacionalidad. Es una forma divertida para que los niños aprendan que cada temporada viene con algunos productos y que es normal no encontrar castañas durante todo el año.

Además, el tren de carga de frutas de otoño puede ser una invitación para que los niños tengan un refrigerio saludable. Durante este atractivo tiempo de juego, probablemente se sentirán con ganas de probar nuevos sabores.

Decorar la vía del tren con el tema de Halloween

Celebramos Halloween en octubre. ¿Por qué no usa esta temporada para proponer un trabajo creativo para hacer juntos? ¡Con un poco de imaginación, las calabazas, las hojas y las piedras pueden convertirse en un adorno para crear el mejor escenario de los ferrocarriles de Halloween para el mejor juego de roles de la historia!

Aquí hay algunas ideas simples para celebrar Halloween creativamente.

Calabazas: puede ayudar a su hijo a excavar este vegetal para hacer una montaña con un túnel por el que pueda pasar el pequeño tren. ¿Qué tal ponerlo en el lado izquierdo o derecho de este Transporte de coches de carreras a continuación para crear el fondo natural de la estación de la ciudad?

Con una cuchara de helado, puede hacer algunas pequeñas bolitas de calabaza con la carne que saque. Los niños generalmente disfrutan colocándolas como si estuvieran en un sembrado de calabaza. ¡Pueden hacer que el Juego de bloques de construcción de ferrocarril sea aún más atractivo!

Palos: los niños pueden crear algunos árboles para ubicar en el escenario. Pueden usar algunos palos para atar con un cordón o cordel. Es un buen trabajo de ingeniería, ¡pero no ponga límites a la creatividad de los niños!

Piedras: son adecuadas para hacer la infalible familia fantasma de Halloween (otros roles para jugar). Sería estupendo tener piedras ovaladas de diferentes tamaños para usar la más grande como base sobre la que coloca una más pequeña. Una vez que se disponen dos piedras de tamaño mediano para crear el cuerpo del fantasma, el siguiente paso es cubrirlo con un pañuelo. ¡No olvide dibujar una cara de fantasma con ojos oscuros y una sonrisa aterradora!

Estos últimos son solo algunos ejemplos de un posible escenario hecho de elementos naturales de otoño. Solo tiene que colocar de un modo atractivo los materiales para construir el mundo y crear un poco de decoración para que sus hijos empiecen. Este momento creativo los involucrará más en el juego. Así, fingir conducir un tren ahora es aún más divertido.

¿Qué pasa con el otoño y los trenes?

Esta unión perfecta permite a los niños pasar toda una tarde de risa. ¡Buen otoño!