Los niños siempre han disfrutado pasando tiempo en la cocina con sus padres. Cocinar juntos es un gran momento para que padres e hijos compartan momentos de felicidad.

¿Ya tienes un plato favorito para cocinar con tus hijos o necesitas nuevas recetas para añadir entretenimiento? Lee este post para encontrar algunas ideas de platos divertidos que a tus hijos les encantará cocinar y comer. ¡La fiesta familiar está a punto de comenzar!

Antes de empezar a cocinar, responde esta pregunta: ¿sabes que cocinar potencializa el desarrollo de tus hijos?

Cada vez que dejas que los niños cocinen contigo, también los estás preparando para su éxito en la escuela y la vida. En realidad, mezclar los ingredientes, medir una taza de agua, amasar la masa son todas actividades de las que los niños pueden sacar múltiples beneficios inconscientemente.

A medida que cocinas, por ejemplo, etiquetas muchos ingredientes y explicas los pasos de las recetas. Esto aumenta el vocabulario y las habilidades lingüísticas de tu hijo. Puedes ayudar en sus habilidades matemáticas básicas haciendo algo tan simple como contar huevos o verter agua en una taza medidora. Además, mezclar los ingredientes, enrollar la masa, usar cucharas y batidoras permite a los niños entrenar la motricidad fina pequeña, requerida para la capacidad académica como la escritura. También introduce a los niños conceptos científicos, porque experimentan lo que sucede cuando mezclan ciertos ingredientes: trata de imaginar cómo podría ser para un niño ver pequeños granos de sal desvaneciéndose en el agua y obtener una explicación sobre por qué eso está sucediendo.

En cuanto a las habilidades para la vida, cuanto más cocinan los niños, más aumentan su nivel de independencia. Cuando los niños son capaces de completar con éxito una receta, tienen una sensación de confianza que aumenta su autoestima. Y la experiencia de crear comidas contigo puede sentar las bases para unos hábitos alimenticios saludables.

Cocinar juntos siempre vale la pena. Recuérdalo y entra en la cocina con tus pequeños. ¡Ponte tu bata de chef y empieza a preparar una de estas deliciosas y divertidas recetas!

  1. Oruga de albóndigas (ingredientes para una oruga)

Necesitas:

  • 2 patatas hervidas medianas
  • 1 calabacín pequeño
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas de queso parmesano rallado
  • 2-3 cucharadas de migas de pan
  • Sal, según sea necesario
  • 1 cucharada adicional de aceite de oliva extra virgen

Coloca las patatas hervidas en un tazón y deja que tus hijos las machaquen con un tenedor. Corta el calabacín en tiras de juliana y añádelo al puré de patatas hervidas, así como los huevos, el queso y las migas de pan. Mezcla y sazona con sal. Es necesario obtener una mezcla firme (si la masa es demasiado suave, añade más migas de pan) para hacer albóndigas de diferentes tamaños: serán las partes del cuerpo de la oruga. Cocina las albóndigas en una sartén con una cucharada de aceite. Gira a menudo hasta que se doren.

Es hora de decorar el plato. A los niños les encanta decorar la comida, puedes comprobarlo mientras juegan con los Espaguetis Tontos. Con este juguete, los niños pueden retorcer la pasta en cualquier forma que quieran y luego colocar las 13 piezas para decorar la comida y conseguir una comida deliciosa, ¡o una cara loca!

De vuelta a la oruga, tus hijos deben disponer las albóndigas de patata una tras otra para recrear el cuerpo de una oruga. Puedes hacer los ojos con unas aceitunas negras y las antenas con dos tiras de zanahoria, pero deja que la fantasía de tu hijo decida.

  1. Ensalada de Mariquita

Como sabes, comer saludablemente no es tan fácil para los niños. Cuando ven algo verde en un plato, a menudo tienen una rabieta. Pero si el plato es tentador, de repente la ensalada no es tan mala. Por lo tanto, la ensalada de mariquita es justo lo que necesitas para hacer que coman verduras.

Ingredientes (para 1 niño):

  • 10 trozos de tomates cherry
  • 5 aceitunas negras deshuesadas
  • Medio pepino.
  • Lechuga al gusto
  • Una pizca de sal
  • 1 cucharadita de aceite de oliva extra virgen

Lava los tomates cherry, córtalos por la mitad y haz un corte de 3/4 donde insertarás un trozo de oliva. Si deseas que tus hijos corten tomates, recuerde guiarlos con tus manos. Usa el resto de la aceituna para hacer la cabeza del insecto. Corta los pepinos en rodajas. Extiende las hojas de lechuga y las rodajas de pepino en un plato de servir para colocar las mariquitas. Sazona con aceite y una pizca de sal y, ¡verás lo divertido que es para tus hijos comer ensalada!

El secreto es ofrecer almuerzos y cenas con divertidas verduras disfrazadas: hasta los más pequeños apreciarán la ensalada cruda. Acostúmbralos a tomar alimentos saludables y cortar verduras con el  Juego de Ensalada Feliz de Hape. Si se divierten preparando una comida saludable, serán menos reacios a comerla.

Cesta de arroz cítrico

“Mamá, ¿por qué no cocinamos arroz?” Un risotto cítrico es perfecto para conseguir una comida sabrosa y saludable. Necesitas zumo de naranja. A los niños les gusta prepararlo, porque les encanta apretar o licuarlo. ¡Compruébalo con nuestra Batidora para Smoothies. ¡Empecemos!

Coloca estos ingredientes (para 3/4 personas) en el mesón de la cocina:

  • 100 g de calabaza roja
  • caldo de verduras según sea necesario
  • 20 g de aceite de oliva extra virgen
  • cáscara de naranja rallada al gusto
  • una taza y media de zumo de naranja
  • Parmesano según sea necesario
  • 1 cebolla grande
  • 150 g de arroz

Mientras doras la cebolla con el aceite en una cacerola, deja que el niño haga zumo de naranja, pero presta atención a las cáscaras, las usarás como cesta para colocar el arroz. Por lo tanto, recuerda cortar las naranjas por la mitad y guardarlas. Una vez alcanzado el dorado deseado, añade la calabaza roja y cocina con el caldo de verduras. Cuando la calabaza se ablande lo suficiente, tus hijos pueden añadir el arroz, la cáscara de naranja y el zumo de naranja. Cocina durante 18-20 minutos, añadiendo un cucharón de caldo de verduras cada vez que el arroz esté a punto de secarse. Una vez que esté listo, llena la cesta de arroz y diviértete decorando el plato como lo ordene tu imaginación.

Panqueque de animales de frutas

A los pequeños les encantan los panqueques. Entonces, ¿por qué no aprovechar la oportunidad para darles una dosis saludable de fruta? Toma nota:

  • 2 huevos medianos
  • 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 200 g de harina de trigo
  • 150 ml de leche
  • 80 g de azúcar
  • Media bolsa de polvo para hornear
  • Una pizca de sal

Usa fruta de temporada y miel para decorarlas, ¡a los niños les encanta la fruta colorida!

Empieza batiendo los huevos con el azúcar. A continuación, añade el aceite, la leche y una pizca de sal. Ahora añade el polvo de hornear a la harina tamizándolos en el tazón de la mezcla. Te aconsejamos que hagas esto poco a poco mientras bates. Continúa batiendo la mezcla hasta que sea homogénea. Coloca una sartén antiadherente en la estufa y, cuando se caliente, vierte un cucharón de la mezcla. Cuando aparecen burbujas en la superficie, puedes voltear el panqueque. ¡Realmente solo tomará unos pocos minutos!

Ahora mira tú cesta de frutas e inspírate. ¿Qué animales ves? Corta kiwis, plátanos, arándanos y haz orejas, ojos y bigotes. ¡Esparce la miel y decora!

¿Alguna vez has probado una de estas recetas? Si no es así, ¿qué receta te inspira más? Pruébalas y pasa un gran rato en familia lleno de amor, sabor y diversión.