Cascada para tina de HAPE®: añadiendo diversión a la hora de bañarse

La hora de bañarse es un momento especial para que los padres conecten con sus hijos, jugando y divirtiéndose juntos.

Lo que comienza como una experiencia muy relajada y calmada con los recién nacidos, se convierte en una actividad más atractiva a medida que crecen. Salpicar agua y jugar en la tina es una de las diversiones más entretenidas para los niños de 18 meses en adelante.

Toda mamá y papá saben que añadir diversión a la tina no solamente ayuda a la rutina diaria sino que es un modo estupendo de conectar con los niños. Convertir la hora de bañarse en una experiencia agradable ayuda a estimular una relación padre-hijo saludable y divertida.

De estaciones de agua tradicionales a modos más creativos de jugar en la tina

La Cascada para tina es un nuevo juguete acuático para niños de 2 años en adelante. Es en ese momento cuando comienzan a corretear por toda la casa, llevando sus juguetes a todas partes y pidiendo meter las cosas más locas en la tina.

Como diseñadores de juguetes, nos interesa enormemente este tipo de comportamiento, puesto que es una fuente inagotable de inspiración original. Es por ello por lo que empezamos a pensar en un nuevo juguete capaz de interesar y estimular a los niños a la hora de bañarse…

Aunque se pueden encontrar en el mercado muchos juguetes de estación de agua que promueven un modo de juego estructurado, queríamos también estimular la creatividad interior y el deseo de experimentar de los niños. Con la Cascada apuntamos a crear un juguete no estructurado que pudiese despertar la imaginación y el deseo de explorar.

 

Cómo creamos la Cascada para tina: observando jugar a los niños

En HAPE, observamos mucho las experiencias de juego en cooperación con guarderías y jardines infantiles para estudiar el comportamiento de los niños.

En este caso, invitamos a niños de a partir de los 2 años a usar nuestros juguetes como quisiesen. Luego observamos cómo jugaban en el agua, qué les gustaba hacer, cómo se sentían, cuáles eran sus habilidades manuales, preferencias, etc. Para nosotros, estos momentos de aprendizaje tienen un gran valor. La observación cercana de los niños jugando bajo la supervisión de los maestros siempre nos inspira y ayuda a diseñar nuestros productos directamente de su objetivo previsto.

Vimos cómo sujetaban y manipulaban los juguetes, su interacción con el agua y los distintos objetos. Nos maravillaron sus ideas inusuales y las impredecibles personalidades que otorgaron a cada personaje según su forma y función mecánica.

Este fue el punto de inicio a la hora de desarrollar características divertidas que diferencian a cada personaje de la Cascada para tina. La experiencia observada fue lo que otorgó personalidades a nuestras criaturas. Es por ello por lo que el Cangrejo flojo se balancea con calma, que la Estrella feliz se mueve rápidamente y que el Pulpo travieso rocía agua en todas las direcciones.

 

La Cascada para tina: un juego para la tina, para explorar, divertirse y crecer

Las pruebas de juego son parte integral de todos los productos de HAPE. La Cascada para tina fue el resultado de nuestro deseo de dejar que los niños experimentaran libremente con el agua, explorando muchos efectos y estimulando su imaginación.

Los lindos animales se convirtieron en sus amigos y en divertidos cómplices a la hora de crear distintos juegos en el agua.

 

La Cascada para tina incluye:

–          Una cubeta para verter agua.

–          Dos toboganes de agua que transportan el agua por distintos elementos.

–          Un divertido cangrejo que salpica agua de un lado a otro dependiendo de cómo vierta el agua.

–          Una estrella de mar que gira como un molino de agua: cuanta más agua vierta más rápido se mueve. ¡Sus hijos se divertirán enormemente viéndola girar una y otra vez!

–          Un sorprendente pulpo que crea un hermoso efecto de lluvia rociando agua desde cada tentáculo.

 

La Cascada para tina no es el tipo de juguete que perderá el interés de los niños rápidamente, puesto que crece con ellos. Ofrece un montón de efectos divertidos a repetir una y otra vez, y nuevas rutas a explorar. A los niños les encantará usarlo de distintos modos dependiendo de su edad. Cuando se sientan seguros con todas las piezas, comenzarán a combinar los elementos para crear rutas más complejas.

 

Los niños de aproximadamente 2 años jugarán con cada elemento por separado mirando con fascinación los efectos del agua y repitiendo los movimientos básicos una y otra vez. Además, el aspecto divertido de los personajes estimulará a los más jóvenes a inventar historias con ellos como protagonistas.

Una vez hayan aprendido los principios básicos, sus hijos podrán crear numerosas rutas acuáticas, explorando divertidamente los principios hidráulicos. Le sorprenderá cómo ganan confianza a la hora de crear distintos efectos con los que divertirse. Además, verá cómo mejoran sus habilidades manuales, su imaginación y la capacidad para diseñar rutas acuáticas.

 

¿Cuáles son las actividades favoritas de sus hijos? Compártalas con nosotros: ¡inspirarán nuestra próxima creación!